A medida que los Milenials van teniendo hijos el concepto de «restaurante para niños» va adaptandose a las necesidades de ésta generación Y.

Lejos quedan los parques de bolas llenos de gérmenes y el tobogan interior roñoso. Los millenials quieren disfrutar de su comida, y como no,  de una copa, y que sus hijos corran tranquilos por zonas habilitadas, seguras y limpias.

En la ultima encuesta de Restaurant Hospitality los millenials afirmaban que el tener que pedir, y planear, una babysiter, les quitaba las ganas de salir a cenar, por eso que cuando encontraban un bar/restaurante con una zona adecuada para sus hijos, eran fieles a ese resturante/bar.

Os ponemos unas fotos, que valen más que mil palabras…

Está claro que mantener, e instalar, unas instalaciones como las de las fotos son más costosos, pero probablemente esa inversión se verá multiplicada en los resultados. A la gente le gusta salir, y a los millenials, que lo han echo desde la mayoría de edad, o antes, les gusta aún más! Por eso creemos que esta tendencia no será pasajera.