Continuamos nuestra guia de Barrios de Madrid con el Barrio de Chamberí, uno de los más solicitados por los futuros hosteleros Madrileños. Con calles tan conocidaz como la calle Ponzano. Una zona no solo conocida por su restauración, sino tambien por su cultura, el barrio de Chamberí tiene cines y teatros a raudales, y comno no, museos. Una zona viva y en constante evolución.

Si quieres ver los locales de hostelería que tenemos disponibles en chamberi sigue este enlace.

Tal y como nos describen nuestros amigos de TimeOut…. De terreno de cacerías a barrio de la aristocracia, Chamberí ha vivido siempre en constante evolución. Tradicional zona señorial y libre del torrente turístico del centro, de amplias calles y pisos a precios imposibles, se ha convertido en los últimos años en una de las zonas gastronómicas más atractivas de la ciudad. No solo por la revitalización de la calle Ponzano -peregrinaje obligado para los amantes del tapeo y el buen comer- sino también por la resistencia de restaurantes tradicionales y tabernas de barrio. Aunque con escasas zonas verdes, su arquitectura merece una mención especial, así como los espacios culturales que sobreviven sobre todo gracias a la población mayor que sigue acudiendo al cine, al teatro o a ver una buena exposición. Un ecléctico equilibrio entre tradición y vanguardia ya perdido en otras zonas de la capital.

Chamberí siempre se ha caracterizado por sus tabernas tradicionales de azulejos azules y blancos y barras de acero donde tomar unas cañas o el vermut del domingo rodeados de la gente del barrio. Sin embargo, en los últimos años, cada vez más bares y restaurantes de nueva cocina ha elegido esta zona para abrir sus puertas. Y no solo hablamos de la calle Ponzano, de visita imprescindible para probar lo último de la gastronomía madrileña, sino también de los alrededores de la Plaza Olavide (Mama CampoPerrachica, etc.) y también las calles más cercanas a Alonso Martínez y Castellana (BenaresLa Vaquería Montañesa, etc.). ¿Lo mejor? Que los bares de toda la vida no solo siguen abiertos sino que estas aperturas atraen a grupos de amigos a estos rincones tradicionales. Además, el propio Mercado de Chamberí se ha reinventado con un nuevo espacio ‘gastro’, La Chispería.

Alejado de lugares turísticamente masificados como la Gran Vía, los cines de este barrio han corrido mejor suerte que los de la emblemática calle madrileña. A pesar del cierre de los Renoir Cuatro Caminos, otras cadenas siguen apostando por el séptimo arte (Conde Duque, VerdiPalafox, etc.) Y no solo el cine se mantiene con vida en Chamberí, esta zona acoge algunos de los mejores teatros de la ciudad, como los del Canal, los Luchana o el Abadía. En cuanto a los museos, aquí conviven desde bonitas pinacotecas como el Sorolla (no os perdáis su jardín) hasta otros menos convencionales como el Geominero o el Andén Cero, que incluye una visita a la estación de metro fantasma de Chamberí.